Uno de los grandes paradigmas que ha cambiado en las visitas al dentista es el dolor, el cual se ha logrado disipar por completo.

Al recordar las visitas al dentista en la infancia, se nos viene a la cabeza la imagen de una tremenda persona que nos decía con una voz grave: abra la boca.
Inmediatamente se rememora la bulliciosa máquina que perforaba nuestros dientes. Para muchos esta escena puede ser una gran pesadilla que con los años aun no han podido superar.

En la actualidad, son muchos los cambios que se han incorporados a la consulta y de esta forma se ha hecho mas grata, familiar y menos dolorosa la visita. El gran cambio de paradigma es que el dolor ya no existe en las intervenciones.

Con todos los adelantos actuales, el dolor desapareció en las intervenciones. Además hay prevención.

Los niños acuden al dentista antes de sufrir problemas.
Ya no existe la sala de espera; hoy es una recepción que esta decorada estéticamente.
Además ya no es todo blanco, color que relacionamos inmediatamente con los médicos, sangre y, por supuesto con dolor.

En la consulta misma, los instrumento ya no están a la vista y casi no emiten ruido, además algunos poseen televisores para distraer a los pacientes.

En otros casos hay cámaras que se introducen en la boca y así el especialista puede ir explicando lo que esta realizando, todo gracias a los grandes avances de la computación.

“Los odontólogos usamos mascarilla, lentes y guantes en cada atención. Para los mas pequeños, la sala esta decorada y los especialistas visten delantales de colores”, explica el doctor José Auil, director de Odontología Auil.

Las radiografías son instantáneas, con lo cual se aceleran los procedimientos.
El tiempo del paciente es muy respetado en la actualidad. Si el doctor esta atrasado se le indica al enfermo y es quien decide si desea esperar o simplemente cambiar la hora.

José Auil agrega además que “el paciente sabe decidir qué es mejor para el, ya que es un afectado que esta más informado respecto sobre los problemas que lo afectan. El dentista explica las afecciones dentarias, pero es la persona quien en definitiva toma la decisión”, concluye el profesional.